Historia

Tras años de trabajar en diferentes compañías y en montajes de géneros y estilos muy diversos, siento la inquietud de mostrar una visión personal haciendo un tipo de teatro que yo misma disfrutaría como espectadora.

El impulso para dar este paso surgió con el ofrecimiento de dirigir una delirante comedia musical, “Gladiadord”, por parte de un grupo de músicos y aficionados. El proyecto era tan disparatado como atractivo y, al no ser un montaje profesional, era la situación perfecta para poder arriesgar y experimentar. La gran incógnita era cómo lo recibiría el público.

Afortunadamente su respuesta fue increíble, un refuerzo que contribuyó a la materialización de un proyecto propio que nace con la esperanza de conectar con el público.

Verónica Gutiérrez